La erótica del atropello


Hay que reconocer que en esto del sexo, para gustos están los colores. Y los coches.

No es nada nuevo que hay una estrecha relación entre los coches y el sexo. No en vano, el coche es uno de los lugares más elegidos para mantener relaciones sexuales fuera de casa. Y hasta hay quien mantiene relaciones sexuales con el coche

Pero lo que no sabía es que hay quienes ven en un atropello o un accidente de tráfico algo de lo más excitante. Lo explicaba el psicólogo Martin Keeler hace ya unos 50 años: “Algunas perversiones, mientras que representan a la psicopatología, también contribuyen a la complejidad de la mente humana y los mecanismos inconscientes del ego. El paciente, un hombre con casi treinta años, informó un deseo recurrente de ser herido por una mujer que conducía un coche. Este deseo estaba presente desde la adolescencia y y según contaba el paciente, había sido satisfecho ​​cientos de veces sin sufrir lesiones graves”.

Pero es que la cosa sigue: “La satisfacción se puede obtener por la inhalación de los gases de escape o al ser empujado contra la pared por un vehículo. La excitación será mayor si la mujer es atractiva, pero es independiente de las lesiones causadas por el hombre u otros tipos de lesiones de la mujer “.

Y por aquí, el análisis final: “Deben darse al menos dos requisitos para una gratificación masoquista: El daño debe ser causado por una mujer (probablemente una defensa contra otros sentimientos) y al mismo tiempo causado por un coche (es probable que tenga un significado simbólico)”.

En fin, que me quedo con la boca abierta… ¿Habías escuchado tú la existencia de este tipo de prácticas?

Vía| Noticias coches