¿Afecta la crisis al sexo?

Teniendo en cuenta la situación de la economía en nuestro país, desde luego no está de más preguntarnos si los problemas económicos tienen algo que ver con la vida sexual.

En el libro «Spousonomics» (algo así como Economía de los cónyuges) nos encontramos con un interesante análisis de las relaciones matrimoniales en relación a la economía.

Al parecer, las parejas que comparten tareas son más felices en lo que se refiere al sexo y las relaciones. Y es que el sexo, la fidelidad y compartir tareas son las claves de un matrimonio feliz.

En términos económicos, dividir las tareas de la casa a medias, mitad y mitad, no es lo más adecuado. Atención al análisis que nos hacen desde Euribor: » Pepe tarda 30 minutos en lavar la ropa y 20 minutos en pasear al perro. Pepa puede lavar la ropa 45 minutos y pasear al perro en 25 minutos. Si cada uno hace las tareas la mitad del tiempo, tardarán un total de 420 minutos a la semana.

Incluso si uno de ellos es mejor en ambas tareas, interesaría a la pareja dividir responsabilidades según las capacidades y aprovechar lo que los economistas llaman ventaja comparativa. Por ejemplo, Pepe debería simplemente lavar la ropa porque es comparativamente mejor, y Pepa debería simplemente pasear al perro porque comparativamente es mejor en eso. Especializándose, podrían ahorrar 36 minutos a la semana».

O sea, que hay que especializarse, y ganar tiempo para el sexo.

Pero claro, el sexo, económicamente hablando, tiene que ser rápido, sin preliminares. Y es que si estamos cansados y nos perdemos en prolegómenos pues claro, como que apetece menos. Y entre menos y nada, la cosa está clara, ¿no?

Si el sexo es rápido, aunque satisfactorio, podremos repetir en más ocasiones, es decir, en términos económicos «aumenta la demanda».

Desde luego, un análisis interesante, ¿verdad?

Vía| Euribor

Foto de Turankea