Zonas erógenas masculinas

zonasmasc.jpg

Si el cuerpo femenino y las puertas que éste abre al placer a través de sus zonas erógenas, constituyen un universo misterioso y en ciertos casos, desconocido; el cuerpo masculino no es menos complejo.
Cientos de puntos erógenos distribuidos en la anatomía del hombre, son también pocos conocidos, en especial por las mujeres. Aquí te dejamos algunas claves sobre las principales zonas eróticas de un varón.

  • Cuello: en especial detrás de las orejas y la nuca. Suaves mordiscos y besos húmedos pueden llevarlo al éxtasis.
  • Pecho: imagina una “V” que nace en su esternón y se proyecta hacia los hombros. Esas dos líneas te marcarán el camino de terminaciones nerviosas ultra sensibles.
  • Frenillo del glande: si bien el sexo oral es extremadamente placentero para el hombre, en especial la zona de piel que une el glande con el resto de la piel que recubre el pene, es muy sensible y erógena.
  • Perineo: es la zona que se halla entre el ano y los testículos. Si te detienes allí por largo rato, tu varón te lo agradecerá.
  • Interior de los muslos: la parte interna de las piernas es, por la mayor delicadeza de la piel y las múltiples terminaciones nerviosas que la atraviesan, un área de gran placer.

Recuerda: no te limites a los besos y las caricias. Experimenta con plumas, aceites, etc. Todo es válido para lograr una experiencia sexual inolvidable.