«Hoy no, amor, me duele la cabeza»

Aunque esta frase tiene más de mito que de excusa real, lo cierto es que más de una mujer la ha dicho en algún momento de su vida de pareja, o le hubiera gustado decirla; y muchos hombres la han escuchado o estuvieron a punto de hacerlo.

Excusa o realidad, el mítico dolor de cabeza femenino, tiene motivos y puede ser algo que en verdad constituya un obstáculo para una relación sexual placentera.

Estudiosos del sexo han descubierto que las mujeres, por supuesto, no están libres de padecer una depresión, pero que esta depresión en algunos casos se presenta como un trastorno de angustia leve, que pocos identifican como cuadro depresivo. Problemas económicos en la familia, conflictos laborales, preocupaciones propias o por terceros, implican que la libido se focalice en esos aspectos, inhibiendo el deseo sexual.

migrana.jpg

Por otra parte en los días que anteceden a la menstruación son normales los estados de tristeza, angustia, llanto y extrema sensibilidad. Esto es debido a la revolución hormonal que atraviesa el organismo femenino y en el que se registran también importantes índices de disminución en endorfinas y serotoninas, sustancias encargadas de aliviar el dolor y nivelar los estados anímicos.

No podemos dar una receta a los hombres para que «descubran» cuando un «dolor de cabeza» constituye una excusa o una afección real, sólo podemos decirles que en «esos» momentos la mujer necesita atención, cuidados y mucha paciencia.