Sexo en el agua, un clásico

pareja-en-la-ducha.jpg

Aunque no existen encuestas «serias» al respecto, algunos sondeos realizados por revistas y otros medios, parecen acertar en que el lugar preferido para las relaciones sexuales, continúa siendo la cama. Pero tú y yo sabemos que no es el único lugar apto para la sexualidad más placentera.

El segundo puesto en estas pseudo-encuestas sobre los sitios predilectos para un encuentro sexual es…
el agua. Efectivamente. La sexualidad acuática parece que se ha ganado definitivamente un lugar en la preferencia de los amantes de todo el mundo. Pero ¿es tan simple? ¿Qué debes tener en cuenta si quieres sexo en el agua? He aquí algunos consejos:

  • Para acróbatas… los chinos. Debes tener en cuenta que la ducha es un lugar peligroso, por lo resbaladizo del territorio. Si vas a intentar posiciones «nuevas» hazlo con suma precaución.

ducha.jpg

  • Recuerda que el agua…seca. Tal como lo lees, el agua es un elemento sumamente «astringente» por lo tanto no será suficiente como lubricación para una penetración subacuática. Para ello existen lubricantes que puedes adquirir en farmacias, sexshops o tiendas especializadas. Los ideales son los geles que vienen especialmente preparados para el sexo bajo el agua, pues no son solubes en ella y por ende más duraderos.
  • El jabón, las sales, la espuma, son complementos ideales para un encuentro caliente en la ducha o en la tina. Un buen masaje con un jabón suave y perfumado puede despertar la libido del más apático.

Un detalle: trata de consensuar la temperatura del agua con tu pareja, no querrás quemarte o congelarte, ni hacer lo mismo con él o ella, ¿verdad?