Sexo con un burro

Desde luego, no me quiero ni imaginar lo que pensaría el pobre burro protagonista de esta historia cuando vio aparecer ante él a Sunday Moyo, un hombre de 28 años que, al parecer, no tenía mejor cosa que hacer que mantener relaciones sexuales con un burro.

Todo esto sucedió en Zimbabue, el mismo lugar en el que fue detenido cuando lo pillaron con las manos en la masa. Una patrulla de la policía lo detuvo y fue conducido ante un juez, que lo juzgó bajo el cargo de bestialismo.

Pero es que la cosa no acaba aquí. Y es que el hombre no se cortó un pelo en sus declaraciones, y dijo lo siguiente: “Creo que también soy un burro. No sé lo que ocurrió cuando me fui del bar, pero estoy realmente enamorado del burro”.

Desde luego, imaginación no le falta. El hombre dijo que pagó 20 dólares a una prostituta del pueblo y que de repente, algo pasó: “No sé qué ocurrió, ni cómo esta se convirtió en burro”.

Vamos, que no tiene ni idea, según él, de lo que pasó, pero el caso es que la policía se lo encontró con el burro atado y en medio de la faena.

En fin…

Vía| Huffington Post