Puede masturbarse en el trabajo

Ana Catarina Bezerra trabaja como contable. Claro, no es un trabajo en el que sea algo normal masturbarse.

Pero en su caso, las cosas son diferentes, porque sufre una extraña enfermedad: la compulsión orgásmica. Se trata de una dolencia relacionada con una alteración en el córtex cerebral por la que se hace necesario buscar el orgasmo como una manera de aliviar el estado de ansiedad.

Así, esta mujer ha llegado a masturbarse hasta 47 veces en un día (vamos, como para llevarla al Masturbate-a-Thon). Ella misma explica: “Fue en ese momento cuando pedí ayuda. Comencé a sospechar que esto no era normal”. Recibió un tratamiento con ansiolíticos para calmar su ansiedad.

Y ha mejorado, porque ahora solamente necesita masturbarse unas 18 veces al día. Claro, algo bastante difícil de compaginar con la vida laboral. Por eso, entabló una batalla judicial que acaba de ganar. Ahora, puede masturbarse en la oficina y acceder a imágenes eróticas desde el ordenador del trabajo.

Vía| Ultimas noticias

Foto de Thefnicon