Más ejercicios, mejor erección

ejercicio.jpg

Siempre supimos que la actividad física es fundamental para mantener un óptimo estado de salud. Una buena caminata diaria puede hacer que nuestro sistema circulatorio se mantenga saludable, al igual que las arterias, músculos y también nuestro cerebro que al menos por unos minutos se “desconecta” de las preocupaciones cotidianas.

Pero nunca nos dijeron que hacer ejercicio también podía impedir (o retrasar) problemas de erección. ¿Tú lo sabías?

La investigación se llevó a cabo en el American College of Physicians sobre treinta mil voluntarios de 50 años de edad o más, y las conclusiones obtenidas fueron contundentes.

Un promedio (por edades) del 30% manifestó haber tenido o tener actualmente, dificultades eréctiles, y el común denominador de esos encuestados era su estilo de vida sedentario o con actividades laborales que les exigían estar sentados durante varias horas al día.

Los científicos descubrieron que junto con el tabaquismo, el consumo de drogas o alcohol, y las dietas ricas en grasas, el sedentarismo es una de las costumbres que mayores disfunciones eréctiles producen en hombres a partir de los 40 años. Sucede que durante una erección el pene necesita una adecuada irrigación, y esto puede lograrse con hábitos saludables entre los que la práctica diaria de actividad física ocupa uno de los primeros lugares.

Ya lo sabes. Si no haces ejercicio para lucir tus músculos abdominales, al menos hazlos para que tu vida sexual sea plena durante mucho más tiempo.