Lubricantes íntimos, clave para mejorar el placer en pareja

En los últimos años, el uso de lubricantes en las relaciones de pareja se ha convertido en una práctica muy habitual. Uno de los motivos que ha influido en este hecho, ha sido la normalización del sexo anal, una práctica que ha adquirido gran protagonismo y que resulta muy placentera si se hace de forma correcta, pero siendo necesario para ello el uso de un lubricante sexo anal. Pero además de esto, el uso de los lubricantes ofrece otros muchos beneficios en las relaciones en pareja, más aún gracias a la gran variedad de opciones que nos podemos encontrar el mercado, pensadas para todo tipo de personas.

¿Por qué utilizar lubricantes?

Hay mujeres que durante la práctica sexual sienten ciertas molestias en su vagina debido a una mala lubricación. Un lubricante vaginal para mujer es capaz de facilitar la penetración consiguiendo que ambas partes disfruten mucho más de sus relaciones. Al favorecer la lubricación, se puede realizar juegos pícaros más agradables que ayuden a conseguir un mayor placer.

¿Cuándo utilizar los lubricantes?

El uso de lubricante es una práctica que se puede utilizar siempre que queramos. No es necesario esperar a la situación en la que la mujer tenga sequedad vaginal, aunque este suele ser el caso principal. Por medio de estos lubricantes, se sustituye la lubricación natural, favoreciendo las sensaciones agradables durante el momento de la penetración. Pero además de esta situación, también es recomendable su uso en aquellas situaciones en las que el pene del hombre es de gran tamaño o bien la vagina de la mujer muy estrecha, ayudando a prevenir el dolor postcoital.

Como decíamos anteriormente, el lubricante suele ser el gran aliado a la hora de realizar una penetración anal. Hay que recordar que, aunque cause placer, el ano no es una zona preparada para la penetración, por lo que no cuenta con un sistema de lubricado como ocurre con la vagina. En este caso, si queremos que esta práctica sea lo más placentera posible, es «casi» obligatorio hacer uso de algún tipo de lubricante pensado para esta zona del cuerpo.

Por último, también se recomiendo el uso de estos tipos de productos cuando se vaya a hacer uso de algún juguete sexual o cualquier otro tipo de objetos. El uso del lubricante proporciona un contacto más suave, evitando una posible irritación de la zona por un uso prolongado de ese juguete sexual. En este punto hay que hacer un inciso, ya que no es recomendable utilizar un lubricante a base de silicona con objetos de silicona, ya que son incompatibles.

¿Cuáles son los principales beneficios del uso de los lubricantes?

Una vez que hemos visto sus posibles usos, es hora de ver los principales beneficios que nos ofrece este tipo de productos. Entre los más importantes podemos destacar:

  • Son ideales para combatir la sequedad vaginal que son provocados por cambios hormonales, irritaciones o la menopausia.
  • Disminuye la posibilidad de experimentar dolor durante la práctica sexual, ofreciendo penetraciones placenteras y mucho más suaves.
  • Ofrece protección contra enfermedades de transmisión sexual. Además, también ayuda a prevenir embarazos no deseados ya que al utilizarlo junto con el preservativo, evita que este pueda llegar a romperse por la fricción.

Si aún no te has decidido a utilizar un lubricante en la intimidad, desde aquí os animamos a que lo probéis. Seguro que repetiréis.