Juguetes sexuales sanos

Pues sí, eso es precisamente lo que piden desde Canadá. Cuando utilizamos juguetes sexuales, habitualmente no pensamos en los componentes que tienen y que pueden suponer un cierto riesgo para la salud.

Ha sido una diputada canadiense la que ha pedido al Gobierno que se prohíba la utilización de determinados productos químicos en la elaboración de consoladores y juguetes sexuales. Teniendo en cuenta que un 38% de las canadienses utilizan este tipo de juguetes, es especialmente importante que haya una regulación en torno a ellos, para que no se perjudique la salud de las mujeres.

Benett, la diputada, explicaba que existe “la urgente necesidad de que haya una regulación responsable en el sector de los juguetes para adultos en Canadá”, añadiendo: “En Canadá no estamos haciendo lo suficiente para proteger a las mujeres contra concentraciones muy elevadas de materiales vinculados a problemas reproductivos u otro tipo de problemas sanitarios”.

La presencia de bisfenol A, comprobada en algunos juguetes, puede dañar a los embriones, además de producir determinados tipos de cáncer y provocar ciertos problemas hormonales.

Además, añadía: “Creo que todos nos merecemos sentir que los productos que compramos son seguros y que nuestro Gobierno no deje de emitir leyes que nos protejan simplemente porque el tema del sexo pueda hacernos sentir incómodos”.

Pues la verdad, no le falta razón…

Vía| El tiempo

Foto de Publico