Erotismo reflejado

p19foto_260707.jpg

No es necesario ser exhibicionista para disfrutar de mostrarse y verse durante el momento de un acto sexual. Esto es parte de las fantasías más comunes de la gente, aún cuando muchos no se animan a concretarlas en la realidad.

Que otros nos miren, mirar a otros, algunos fantasean con tener sexo en un escenario a la consideración de un “público“, una idea bastante excitante.

Si no te animas a realizar estos actos literalmente en público, tú y tu pareja pueden ser su propia audiencia en la intimidad de una habitación.

Los espejos en estos casos suelen jugar un papel primordial. Sabemos que en muchos hoteles son colocados en los techos de las habitaciones o doseles de camas para tener una mejor vista de la acción al momento del sexo.

velazquezvenuesev0.jpg

Si cuentas con algún presupuesto puedes animarte a colocar espejos en las paredes de tu habitación, o en ciertos sectores donde podrás “exhibirte” y “observar” a una pareja en pleno coito, Uds. mismos.
El voyeurismo, en justa dosis, potencia las fantasías sexuales y predispone para un encuentro de alto voltaje erótico.