El trabajo ideal

Una vez leí que el trabajo ideal era ser probador de colchones. Tu jornada laboral es mientras duermes y cuando te despiertas, ya tienes el día libre, tras escribir tus impresiones.

Pero no, hay algo mucho mejor. Durex necesita gente (al menos en Reino Unido y Francia) que pruebe sus condones, lubricantes y juguetitos, pero tú aportas la pareja, sea estable o no es lo de menos.

A ver para cuándo eso en España. Ojo, como todo trabajo, tiene sus riesgos. Como se te rompa un condón… Pero desde luego, las ventajas son más que palpables. Sería todo un placer tener un trabajo así, sólo hace falta dar la talla 🙂

Fuente: ThE FuCkInG sHiT.OrG