Bicicleta y mujer: una de cal y otra de arena

Una de cal: Como bien sabeis -o deberíais saber- la vulva de la mujer y la zona perianal son muy sensibles y están plagadas de terminaciones nerviosas que son fundamentales para el disfrute de las féminas. Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine afirma que la práctica frecuente del ciclismo por parte de la mujer puede reducir la sensibilidad genital e incluso, dar lugar a dolores leves.

Mientras se hace ejercicio en este vehículo, el sillín provoca una compresión en esa zona que altera el riego sanguíneo, de modo que los nervios pueden verse afectados. Las que hagais bici de vez en cuando o no seais muy asíduas, no teneis de qué preocuparos.

Afortunadamente hay soluciones, como un tipo de sillín especial que no tiene pico. Es más eficiente para pedalear, menos molesto, y no pone en peligro vuestros delicados genitales externos. Los chicos también deberíamos tomar nota porque el uso de la bici puede dar lugar a problemas de erección, tener el paquete aplastado tanto tiempo no puede ser bueno. A la izquierda, sillín Duopower, a la derecha, sillín convencional:

Si os interesa el tema, que espero que si, os dejo 2 enlaces muy interesantes al respecto: El sillín, un elemento importante de la bicicleta (se ve una imagen muy explicativa del «aplastamiento vulvar») y Ganando salud sentado en mi bici.

Una de arena: Por otro lado, un estudio del que habló la mismísima BBC afirmaba que la práctica del ciclismo reducía el riesgo a contraer cáncer de mama. Dicen que apenas tres horas de ejercicio moderadamente intenso a la semana, pueden reducir en un 34% la posibilidad de sufrir la enfermedad. Los propios autores decían que no hay que tomarse al pie de la letra estas conclusiones y que no está totalmente comprobado.

Juntemos la cal y la arena: ¿Conoces el ciclonudismo? Coge tu cuerpo serrano, ropas fuera, súbete a la bici y únete a las concentraciones de este colectivo. Entre la multitud te será más cómodo que coger un sendero cualquiera e ir dando pedales como te trajeron al mundo. Los chicos también podeis. En su web hay unos consejillos para los novatos en este menester, así como mucha información útil.

Eso sí, del ciclonudismo no conviene abusar por las razones antes expuestas, pero alguna vez al año, no hace daño, y es una oportunidad para pasarlo bien y reivindicar de forma pacífica.

En resumen, ¿qué hacer? Combinar la bicicleta, sexo y otras actividades físicas con moderación contribuyen a una mejor salud y bienestar. Es de cajón 😉 Si no abusas de tu bici, ella no abusará de ti.

Fuente: Practicar ciclismo puede hacer menos sensibles los órganos genitales femeninos | Vía menéame.net (1 y 2)