Adicto al sexo por caerse de un árbol

Hay que ver lo peligrosas que son todas las cosas… Si hay que andar con mil ojos al jugar a la Wii (no vaya a ser que nos caigamos y acabemos adictos al sexo), tampoco hay que descuidarse ni un pelo al subirse a un árbol.

A no ser que queramos que nos suceda lo mismo que a un hombre de 81 años (me pregunto yo qué harís subido a un árbol, la verdad), que se ha convertido en adicto al sexo después de tener un accidente al caerse de un árbol.

Angelo De Luca pasó 4 días en coma después de una caída de un ciruelo en el domicilio familiar en Biasca, Suiza. Después de la operación, se convirtió «en un adolescente cachondo«, e incluso se gastó más de 3000 euros en una prostituta.

Eso sí, según él, no es cualquiera: «Desde de que mi esposa murió hace un año, Leona ha estado allí para mí. No es sólo que ella es buena en la cama. Ella me da la fuerza y coraje para vivir la vida. Es mi amiga, mi única confidente».

Claro, a su hija no le gusta nada la situación y ha puesto manos a la obra, y ha conseguido que la adicción al sexo de su padre sirva como incapacitante para gestionar sus propios bienes.

Y todo por una caída…

Vía| El diario montañes