7 días de sexo continuado nos llevan al Paraíso

edyoung.jpg

¿Quién dijo que sexo y religión son asuntos incompatibles? Es cierto que durante varios siglos diferentes corrientes religiosas se han ocupado de teñir de “pecado” una actividad tan humana como la sexualidad, sin embargo nuevos vientos de cambio se avecinan.

Así lo hacen suponer las recientes declaraciones del Pastor Ed Young, fundador de la Iglesia Fellowship, cuyas sedes se encuentran en Miami y Dallas, dos ciudades que cualquiera podría presumir poco afectas a las cuestiones materiales. La propuesta del religioso para sus seguidores es “tener 7 días de sexo continuado y asegurarse así un lugar en el Paraíso”…

Ed Young declaró que “ha llegado el momento de acercar la cama a la Iglesia y viceversa“, en una clara alusión al rol que juega el sexo dentro de la vida del hombre, y como reivindicación de la sexualidad, tan vapuleada y cuestionada durante milenios.

De todos modos, no todo es “libertad” en el mensaje del Pastor. Claramente se ocupa de dejar asentado que no ceder frente a las tentaciones personales, nos abre un camino de pureza sexual que nos acerca definitivamente al cielo prometido. Su mensaje también incluye referencias a la protección de la sexualidad en el contexto del matrimonio, entre otras cosas.

7 días de sexo, supuestamente, nos ayudarían a descubrir la sexualidad como una bendición de Dios, creada por él para la procreación de la especie y como un camino de acercamiento a la espiritualidad de una manera – yo diría – bastante particular.