Swingers, una práctica en aumento

swingers.jpg

Alguna vez hemos comentado sobre las fantasías sexuales que involucran a más personas en el acto sexual. Ya puede tratarse de otro hombre, otra mujer o varios de ambos sexos.

El sexo grupal no es una novedad, sin embargo a partir de los años 70, la humanidad comenzó a vivir una revolución en materia de sexualidad y a experimentar con nuevas formas de relaciones eróticas. En este contexto nacen los “swingers“, una manera muy particular de integrar más gente a tu sexualidad.

La masividad de los medios de comunicación actuales han abierto un interesante espectro a quienes buscan este tipo de prácticas sexuales. Por lo general son parejas sólidamente constituidas, que deciden “intercambiar” (de allí su nombre) sexo con otras parejas, y exponen su interés en periódicos, internet, etc. La práctica “swinger“, a decir de sus adeptos, tiene límites bien precisos:

  • No se involucran afectivamente con la otra persona
  • Los celos no tienen cabida en estas prácticas
  • Si se establece un límite (sin penetración, por ejemplo), los mismos son comunes a ambas parejas.

¿Cuáles son los riesgos?

  • Que la pareja propia goce más con el componente “invitado”
  • Que los afectos comiencen a formar parte y la pareja se resienta
  • Que los límites comiencen a flexibilizarse y se pierda el control de la situación.

En cualquier caso, estamos hablando de personas adultas, conscientes de su propia sexualidad y dispuestos a asumir los riesgos que este tipo de fantasías puede generar. ¿Te animarías a compartir tu pareja con otra persona?