Sexo a distancia sin perder sensaciones

Se ven y se oyen tantas cosas que en ocasiones, nos parece que en cuestión de sexo (como en tantas otras cosas) ya está todo dicho.

Pero nada más lejos de la realidad. Y es que uno de los últimos inventos del artista Tomoko Hayashi, que se llama Mutsugoto, me ha dejado de lo más sorprendida. Se trata de un invento gracias al que dos personas que se encuentran a miles y miles de kilómetros una de otra, pueden conseguir mantener un contacto sexual. Hasta aquí, nada nuevo. Pero lo sorprendente es que pueden hacerlo teniendo la misma sensación que si estuvieran juntos físicamente.

La técnica en la que se basa el aparato es una mezcla de ordenadores, luces artificiales y cámaras. Las personas implicadas se colocan anillos en el dedo, que son visibles para una cámara que se sitúa en el suelo y que sigue los movimientos que la mano hace sobre el cuerpo de la persona amada.

Cada uno de esos movimientos se proyectan sobre el cuerpo de la otra persona en forma de rayo lumínico, que siempre sabe lo que está haciendo su pareja. Está claro que en esto de Internet, el mundo virtual y demás, todavía nos queda mucho por descubrir. Y más, en cuestión de sexo.

Foto y vía| Quo