Ricos y afrodisíacos

Un afrodisíaco es, en teoría, cualquier substancia que aumenta el apetito sexual… y ya que de apetitos estamos hablando… ¡qué rico y afrodisíaco es comer y tener sexo al mismo tiempo!

Hablando en serio, aquí te acerco una lista de cosas ricas para despertar tus instintos primitivos (y los de tu pareja…) y una fuerza sobrenatural para poner en práctica los más ¡alocados sueños erótico-gastronómicos!

El apio es famoso por sus efectos estimulantes de la sexualidad, y unido a la remolacha mucho mejor; la manzana, usada con bastante éxito por Eva es un ingrediente comprobado; el azúcar moreno aporta una ligera hiperglucemia que es siempre beneficiosa para el amor; las frambuesas relajarán los òrganos genitales femeninos, las cerezas te harán eternamente joven y las fresas son estimulantes directos de las glándulas endocrinas y el sistema nervioso; los plátanos aumentan nuestra resistencia y las nueces aportan proteínas vigorizantes; un buen trozo carne de cerdo jugoso y…

La receta:

1/2 planta de apio, 1 remolacha cocida, 50 g de nueces, 1 manzana, 2C de azúcar moreno, 1 plátano, frutos rojos como fresas, cerezas y frambuesas y un buen trozo de carne de cerdo… ya sabes.

Con el apio, la manzana, la remolacha y las nueces haz una linda ensalada, ahereza a tu gusto.

El plátano dóralo en la sartén con el azúcar morena hasta que quede acaramelado.

La carne de cerdo ponla al horno por 2hs hasta que esté tierno, con pimienta y sal.

Prepara una salza de frutos rojos llevando los mismos al fuego en una holla con un poco de manteca, azúcar y ron.

Para servir: emplata la ensalada en una linda fuente de donde comerán ambos, acomoda el plátano cortado a su alrededor, corta el cerdo en pequeños trozos, comer con los dedos es muy sensual. En otra fuente, calienta un poco de ron en la sartén, baña al cerdo con él y préndele fuego en la mesa (no en la cama!)… enciende tu pasión junto al cerdo y no olvides un buen vino espumante para relajar inhibiciones.

Por si todo esto fuera poco te recomiendo una pizca (no más) de jalea real, vigorizante genital cuyo efecto tarda en llegar… pero es muy prolongado…

Ahora manos a la obra, a la cocina y ¡Bon apetit!