PóntelopónseloYA

Lo bueno de los preservativos es que facilitan el sexo seguro en cualquier momento, es un método simple, efectivo y relativamente económico. Las pegas, las ya conocidas, pero hay una que puede sacar de quicio al que se lo pone y a la que espera que la metan de todo menos miedo: el tiempo que se tarda en poner.

Abrir la bolsa, con cuidado, sacar el preservativo, ver para dónde se expande, colocarlo sobre el pene, extenderlo, eliminar las bolsas de aire, ajustarlo bien y, dependiendo del caso, reanimar a la compañera que se ha aburrido durante ese tiempo. Las prisas y los condones pueden desencadenar en roturas que hacen papás y mamás felices.

Para solucionar estos inconvenientes, están condones como los PRONTO. El sistema de colocación es muy sencillo y se ahorran unos segundos. Puedes ver una demostración en este enlace. Se venden por Internet, pero no creo que tarde mucho en estar en cualquier farmacia.

Si quereis mi opinión, creo que por ahorrarme 2-5 segundos no voy a tener una mejor relación sexual. Cada cosa requiere su tiempo y las prisas son siempre malas: trabajando, conduciendo, haciendo un castillo de naipes… y en el sexo, también son malas las prisas. Además, a algunos les va el morbillo de lo que va después de poner el preservativo y les pone más cachondos. Hay gente para todo.

Visto en menéame.