Juguetes sexuales: lencería comestible

El mundo de los juguetes sexuales es de lo más variado, hay que reconocerlo. Los hay para todos los gustos y de todos los estilos. No sé si habrás probado, o si al menos conoces, la lencería comestible.

Tangas y sujetadores de caramelos, como los de esas pulseras que llevábamos de pequeños (creo que había relojes también), para ir descubriendo mordisco a mordisco la intimidad de nuestras parejas.

Lo cierto es que es un juguete sexual bastante adecuado para los preliminares. Eso sí, a veces, como pasa con muchas fantasías, la realidad es algo más decepcionante: y es que hay quienes no tienen ganas de pasarse el rato mordiendo bolas de caramelo.

¿Lo has probado tú alguna vez? ¿Qué tal fue la experiencia? De todas formas, si te animas a probar, en Sextoymío tienes un original sujetador de caramelo. Y lo mejor de todo es que no tienes que preocuparte por la línea, porque sus 330 bolitas solo tienen 40 calorías…

¿Te animas a probar?

Foto de Sextoymio