Greenpeace contra los juguetes sexuales

sextoys.jpg

Greenpeace, la mundialmente conocida organización defensora del medioambiente elaboró un informe en el cual asegura que las mujeres que utilizan juguetes sexuales como vibradores o dildos, están más expuestas a sufrir alteraciones en el sistema hormonal y reproductivo, daños irreversibles en hígado y rión e incluso cáncer.

¿El motivo? la alta toxicidad de los materiales con los que están fabricados. ¿Qué hay de cierto en esto?

Greenpeace sostiene que los juguetes elaborados en policloruro de vinilo (PVC) contienen altas concentraciones de suavizantes tóxicos, muchos de los cuales ya están prohibidos en algunos países.

También envió juguetes adultos a un laboratorio en Holanda para su análisis y los resultados arrojaron altísimos niveles (más de lo permitido) de ftalatos que no son biodegradables y que pueden provocar daños al organismo aún en pequeñas cantidades. Algunos de estos componentes fueron prohibidos en Europa luego de determinar su alta toxicidad a pesar de que eran usados en juguetes para niños.

vibe.jpg

Greenpeace planea llevar esta denuncia hasta las últimas consecuencias impulsando a los gobiernos a tomar todas la medidas necesarias para impedir la comercialización de estos productos fabricados con materiales tóxicos, especialmente en los países en vías de desarrollo.

Encuestas globales estiman que el 19,5% de la población adulta en Estados Unidos, usa o ha usado en algún momento, juguetes sexuales, pero no existe información fidedigna recopilada en otros países de latinoamerica.

El panorama en Europa no es muy diferente, ya que se comercializan más de 8 millones de vibradores y dildos anualmente, reportando ganancias que superan los 450 millones de euros.

¿Prevalecerá la salud o el negocio?