Robaron el condomóvil

condomovil1.jpg

Las buenas ideas no siempre encuentran eco en todas las personas. Esto fue lo que sucedió en México, en donde un grupo de activistas habían puesto en marcha un proyecto dedicado a la difusión de información sobre prevención de VIH/Sida que consistía en un camión equipado con todo lo necesario para recorrer cada pueblo y ciudad de la República llegando a los sectores más vulnerables.

El camión recibió el nombre de «condomóvil» y desde su creación cumplió una tarea social de indiscutible importancia. Pero, como decíamos, al parecer no todos estaban de acuerdo con la «misión» y el condomóvil fue una víctima más de la intolerancia y lo robaron.

Este lamentable episodio sucedió hace algunos días y las autoridades de la ciudad de México se encuentran dedicadas a la investigación para detener a los culpables. Polo Gómez, coordinador general del proyecto afirmó que el valor sustraído se acerca a los 20,000€ y consiste en dos tiendas de campaña, un condón inflable publicitario, equipo de audio, 5,000 condones de mercadeo social, vestuario, 800 pruebas rápidas de VIH y el propio vehículo.

Amenazas anónimas, presiones encubiertas y críticias maliciosas precedieron a esta misteriosa «desaparición» por lo que los activistas sugieren (no lo dicen abiertamente) que grupos de ultra conservadores podrían ser los responsables de este lamentable episodio.

El condomóvil logró llevar adelante sólo 30 días de recorrido nacional durante los cuales se realizaron 2,500 pruebas rápidas de detección de VIH (12 fueron positivas) que resultaron decisivas para muchísima gente que se acercó al camión en busca de información y asistencia.

También debemos señalar que este proyecto carecía de ayuda financiera gubernamental en el último tiempo por lo que fue necesario acudir al financiamiento provisto por sponsors privados como Televisión Azteca y Televisa, entre otros.

Otros proyectos similares continuarán naciendo cada día, movidos por la voluntad de quienes desean ayudar a otros, pero también nuevas señales de ignorancia e intolerancia volverán a ocurrir en un mundo cada vez más incomprensible.