Fue a prisión por ser VIH+ y no decirlo

vih.jpg

Hace algunos días un polémico fallo de un corte de justicia en Estados Unidos, halló culpable de al menos 15 cargos a un hombre cuya condición de VIH+ no informó a sus ocasionales parejas infectándolas.

Esto reabre la polémica sobre hasta donde llega la responsabilidad personal de cada uno de protegerse al mantener relaciones sexuales, y comienza la discriminación de los enfermos de VIH. ¿Tú qué piensas?

John Michael Neal tiene 49 años y fue acusado de realizar orgías «de conversión» sin informar a los participantes sobre su condición de enfermo VIH+. Entre las pruebas aportadas en su contra, el fiscal citó el caso de una persona que luego de tener sexo con Neal, éste le dijo «vete a infectar a otros».

Si bien este hombre conocía su situación desde el año 2000, en ningún caso informó sobre ello a quienes fueron sus circunstanciales parejas sexuales, ignorando además el uso de condón. En su defensa, el acusado alegó que debido a su baja carga viral en sangre, creía que no contagiaba. ¿Ignorancia? ¿Estrategia?

La polémica volvió a reabrirse en dos posiciones bien definidas. Están aquellos que dicen que la enfermedad de una persona es parte de su vida privada y no tiene la «obligación» de ir por allí comunicándolo a todo mundo y que si aceptas tener sexo con un desconocido (infectado o no) eres TU y sólo TU quien debe cuidarse. Por otro lado hay quienes opinan que es un asunto de «moral» y «conciencia» informar a los demás sobre el riesgo al cual se exponen.

La discusión parece no tener fin y son cada vez menores los puntos de contacto. ¿Tú que crees?