Chicas, cuidado con las bicis

Acabo de leer algo de lo más curioso sobre las bicicletas y las chicas. Al parecer, montar en bici puede ser perjudicial para las mujeres, puesto que puede producir una reducción en la sensibilidad genital y otros tipo de problemas.

Parece ser que la presión que ejerce de manera constante el asiento de la bici puede afectar de manera negativa a la sensibilidad pélvica. Al menos, es lo que asegura un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Lo cierto es que este tipo de comentarios tampoco son nuevos, puesto que ya se comentó hace tiempo que ir en bicicleta puede producir también trastornos genitales en los hombres y en casos más extremos, disfunción eréctil. La presión del sillín en la zona genital sería la responsable de este tipo de problemas, ya que comprime la zona del perineo, que está entre el ano y el escroto.

En la región de que comprime el asiento de la bici, se encuentran una serie de arterias y nervios que son fundamentales para el normal funcionamiento sexual. Por esto mismo, los hombres que van unas 5 horas por semana en bici, pueden tener un menor conteo de espermatozoides, lo que se traduciría en un mayor problema para la concepción.

En el caso de las mujeres, ir mucho en bici puede producir adormecimiento y pérdida de sensibilidad genital. Si realizas al menos 16 kilómetros por semana en bici, durante todo un mes, notarías los efectos. Y es que eso fue lo que hicieron en el estudio que ha llevado a los investigadores a obtener esta conclusión.

Además, también llegaron a otra conclusión importante: «Modificar la organización de la bicicleta podría ayudar a aliviar las neuropatías en las mujeres ciclistas», ya que los manubrios colocados en un nivel más bajo que el asiento ejercen una mayor presión en el perineo.

El manubrio más bajo hace que haya que inclinarse más, ejerciendo un peso corporal mayor sobre el perineo.

Así que lo dicho… ¡cuidado si vas mucho en bici!

Vía| BBC

Foto de Estilo femenino