Y con esto, nada de masturbarse

La masturbación es una práctica habitual y, según mucho estudios, incluso sana. Pero durante mucho tiempo, hace siglos (aunque no hace falta irse tan lejos, puesto que hasta no hace mucho estaba muy mal vista, sobre todo en el caso de las mujeres), la masturbación estaba considerada como algo sucio y pecaminoso.

De hecho, no hay más que ver cosas como esta, un artefacto de cobre que se utilizó a lo largo de la época Victoriana como una manera de impedir este tipo de comportamientos, considerados impuros. Se trata de un artefacto para colocar en el interior el pene, impidiendo masturbarse e incluso las erecciones.

Tiene una medida de unos 9 centímetros, y lleva un montón de agujeritos, una idea que en teoría,estaría destinada a mejorar la ventilación de la zona. Se utilizó mucho en Francia alrededor del año 1880 y se puede comprar en Ebay (si no se lo han llevado ya) por unos 2906 dólares, que no está nada mal…

Desde luego, se ha hablado mucho de los cinturones de castidad para las mujeres, pero lo que no me había imaginado es que había cosas como esta para los hombres, evitando así todo tipo de tentaciones y comportamientos que en la época estaban muy mal considerados, sobre todo el los sectores más católicos.

Vía| Pijama surf