Zoofilia, sexo con otras especies

ledacisne.jpg

Una parafilia es un trastorno de la personalidad vinculado a la sexualidad y que la moderna psicología define como la atracción sexual hacia objetos de deseo “poco comunes”. Una de las características de una parafilia es la imposibilidad de alcanzar el orgasmo fuera de esa práctica.

Hoy echaremos algo de luz sobre la “zoofilia“, una parafilia tan antigua como el hombre…

Se llama “zoofilia” a la atracción sexual hacia animales. En algunos casos se trata de animales específicos, y en otros hacia cualquier tipo de animal. Es una de las perversiones menos comprendidas (aunque ninguna sea simple) puesto que involucra la relación carnal con otra “especie”.

Su práctica puede darse por la cercanía constante con animales, con los cuales se logra una identificación emocional, lo que la psicología llama “personalización“. Pero también se han estudiado casos de personas que sienten esta singular atracción a pesar de no haber trabajado o estado nunca en contacto con animales.

Aunque su práctica no produce consecuencias legales de ningún tipo (salvo que el propietario del animal en cuestión denuncie a la persona que practica la “zoofilia”), las consecuencias psicológicas son de gran relevancia y por supuesto, el riesgo de vida que supone exponerse al contacto íntimo con importantes transmisores de enfermedades como son los animales.