Vida sexual durante y después del embarazo

8zfggn

En las últimas horas mientras pensaba qué temas de sexualidad podrían ser interesantes para comentar en deSexualidad me acordé de miles de conversaciones que he tenido en los últimos años y de todas las ideas os voy a trasladar una que puede ser bastante práctica.

Unos de los problemas a los que nos enfrentamos en una relación sentimental heterosexual es el momento de embarazo en la pareja. Una situación delicada por todo lo que la rodea y que a pesar de esto, no debe impedir que nuestra vida sexual se vea dañada y a su vez la relación de pareja. Por ello os traemos ciertos puntos a tener en cuenta y algunas recomendaciones para estas situaciones que alguna vez vivimos en nuestras vidas:

  • Mitos del sexo durante el embarazo.
  • Los peligros reales del sexo en el embarazo.
  • Ellas, el embarazo y su vida  sexual.
    • Primer trimestre.
    • Segundo trimestre.
    • Tercer trimestre.
  • Cosas a tener en cuenta en la práctica
  • ¿Qué posiciones son mejores en el embarazo?
  • ¿De qué otra forma podemos satisfacernos?
  • Sugerencias para otros casos de parejas.
  • ¿En qué momento puedes volver a tener sexo después del embarazo?

Son unos puntos útiles tanto para mujeres como para hombres, si quieres seguir leyendo y profundizar un poco más en este tema te invito a que leas el resto del artículo.

Mitos del sexo durante el embarazo.

En la sociedad actual muchos de los mitos se saben que son meras herencias de ideas antiquísimas que hemos ido arrastrando de épocas en las que el sexo ya de por si se convertía en tema tabú y más si se mezclaba con la palabra embarazo.

  • El sexo afecta al embarazo.
  • Puede llegar a ser doloroso.
  • La penetración puede dañar al feto.
  • El bebé es «consciente» de la práctica sexual.
  • Se puede multiplicar el porcentaje de aborto con el coito.
  • La excitación provocaría daños al bebe.

Salvo recomendacion médica la práctica sexual durante el embarazo es recomendable y ayuda a ejercitar los músculos, cosa que de forma directa mejora en la dilatación.   El feto esta bien protégido al encontrarse dentro de la placenta con el Líquido amniótico como si de un airbag se tratase por ello la penetración no supone nigún impedimento.

Los peligros reales del sexo en el embarazo.

Antes de tener sexo se debe hablar con el médico y preguntar si existe algún riesgo ya que ciertos embarazos por la naturaleza de la mujer presentan ciertas variables a tener en cuenta:

  • Factores de riesgo en un parto prematuro.
  • Propensa a dolores menstruales fuertes inexplicados (sangrado, flujo vaginale, cólicos)
  • Cuello uterino incompetente
  • Antecedentes de aborto o riesgo de aborto espontáneo
  • Pérdida de Líquido omniótico
  • Placenta Previa

Esto no quita que se puedan tener prácticas sexuales 100% placenteras en el embarazo, pero dejando de un lado el coito.

Ellas, el embarazo y  su vida sexual.

Lo que se desconoce es que las mujeres embarazadas en los primeros meses de la gestación  (los 3 primeros sobretodo) ellas mismas son un «cúmulo de hormónas en ebullición», esto provoca un aumento del deseo sexual incentivado por la irrigación sanguinea y el aumento considerable de los estrógenos.

También le debemos sumar el estado de desinhibición de la parturienta ante la falta de riesgo de embarazo durante la gestación.  Pero se tiene que tener cuidado pues podemos provocar con una penetración brusca y rápida coitalgias en la mujer, por ello la comunicación entre ambos es indispensable.

  1. Primer Trimeste: Esto no es una ciencia exacta por lo tanto en cada pareja las situaciones son muy diferentes. Es posible que los típicos malestares de: vómitos, mareos, cansancio, dolor en el pecho… perjudiquen un poco la práctica sexual, pero como no será algo continuo tampoco se le debe dar mayor importancia; la comprensión es una máxima en una situación como esta.
  2. Segundo Trimestre: En este punto es muy probable que el malestar típico de embarazo lo tengamos mucho mas controlado y a su vez beneficie en un disfrute mayor del sexo, pero tenemos un problema y es que en la mujer su cuerpo ha experimentado un cambio físico considerable y eso influirá en un rechazo por parte de ella tal vez por su aspecto físico que atraviesan en ese momento. De todos modos es un momento de mayor irrigación sanguínea y eso ayudará al aumento del apetito sexual.
  3. Tercer trimestre: En esta fase del periodo de gestación, el abdomen de la mujer ha llegado a su punto mas álgido de todos y puede llegar a ser un poco íncomodo para ella la práctica sexual, por ello si el apetito persiste se deben buscar posiciones mas cómodas para ambos y realizarlo con cuidado. Otro síntoma muy característico es ante la expectativa de parto tan cercana que la mujer este mentalizada para el bebé y su pretensión de práctica sexual desaparezca. De todos modos sin coito existen otras formas de seguir llevando hasta el final la vida sexual de la pareja.

Cosas a tener en cuenta en la práctica.

Muchos y muchas olvidan que el sexo no es sólo «mete-saca» el sexo es mucho mas que una simple penetración. Los «juegos» previos ayudan a conseguir un 40% de la excitación en la práctica sexual y eso es menos esfuerzo físico en el resto de ejercicios sexuales y por tanto beneficia a la parturienta pues su condición fisica no es la mas idónea para «galopar» y mucho menos para poner en práctica esas posiciones de Kamasutra que tanto nos gustan.

  • Masajes sensuales (ayudan a intimar mucho más, es una cercamiento muy sutil pero igualmente de eficaz que ayuda a poner en su «punto» a ambos y la carga sexual puede llegar a se muy alta y satisfactoria)
  • Sexo oral (en ambos esto puede ser el siguiente paso, dentro de los «juegos» previos, algo ídoneo para conseguir una excitación tan sumamente alta con la que podremos provocar el orgasmo nuestra pareja sin apenas pestañear)
  • Estos dos puntos anteriores acompañados de besos, caricias, abrazos…(este grado de complicidad beneficia el climax entre ambos)

Nota:  No olvidar que a parte de tener lengua, manos, boca…tembién tenemos pies; una parte para muchos y muchas con una carga erótica muy alta. Si se utiliza bien el morbo que puede provocar al ser algo nuevo servirá en nuestra aventura sexual dentro del embarazo.

Recordar que la práctica sexual ayuda a las dilataciones de la mujer, lo que repercute directamente y de forma beneficiosa en el momento del dar a luz.

¿Qué posiciones son mejores durante el embarazo?

posiciones De todas las posiciones que podemos ver en esta gráfica yo destacaría la nº3 y la nº4.

Son dos posiciones con una carga erótica muy alta y el nivel de placer que se experimenta en los dos miembros de la pareja lo hace altamente recomendable.

En especial la nº3 muy cómoda para ambos, los dos estais tumbados y no tenéis una posición forzada. Realmente no es para estar todo el rato en la misma forma (ya de por si eso no es ni recomedable en una relación sexual normal)

De todos modos, esta oportunidad es muy buena para que practiquen esas otras posiciones que no hacen de forma habitual.

Podeis ayudaros de almohadas, cojines, cualquier elemento que os haga mas sencillo cualquieras de las posiciones.

No debemos de olvidar de tomar descansos, si fuera preciso y acompañarlos de humor, caricias, abrazos…todo aquello que no corte por lo sano con la atmósfera que se había creado para el momento íntimo, incluso por mi experiencia en esos «breaks» descansos, viene muy bien un vasito de agua, un refresco…cualquier cosa que sirva para saciar la «sed» de antojo de la embarazada y con eso «cargar las pilas» para adentrarse en los fantásticos mundos del sexo en pareja.

¿De qué otra forma podemos satisfacernos?

Si nos encontramos ante un embarazo complicado no tenemos porque dejar a un lado el sexo, no sólo existe la penetración vaginal; la penetración anal en caso de que sea una práctica satisfactoria para ambos es una buena forma de seguir manteniendo sexo.

Pero si no es vuestro caso y la penetración anal no es de vuestro grado, como ya se ha dicho en los anteriores puntos, debeis saber que el sexo oral, las caricias, los besos, los juegos, masajes, masturbaciones mútuas… son formas nada intrusivas en la salud de la parturienta y muy recomendables.

Por encima de todo sobra decir que la comunicación entre ambos es algo indispensable y sin ellos ninguno de los dos llegará a alcanzar y cumplir sus deseos ni los de su pareja.

¿En qué momento puedes volver a tener sexo después del embarazo?

Lo normal es que después del parto se debe dejar pasar un lapso de tiempo relativamente corto sin hacer el amor. (pero no hay que dejar nunca los besos, caricias, masajes…) Me reitero: a pesar de no tener sexo durante unas semanas el resto de prácticas se agradecen y son recomendables en caso de que los dos esteis con las ganas de tenes vuestro momento de «paz».

Este periódo puede estar comprendido entre las 3 o 4 semanas y es posible que en ese punto el sexo para ellas sea un poco complicado por todo lo que significa el parto y lo que ello conlleva para la mujer. Recordemos que la zona herógena de la mujer se ve llevada a sus límites.

Espero que os haya servido de ayuda y que de alguna manera os haga mas llevadera esta pequeña aventura sexual dentro de la gran experiencia de ser padres.

Si teneis dudas no dudeis en dejar un comentario.

Fotografía: abcdelbebe