Vasectomía, una decisión final

vasec.jpg

En diferentes ocasiones hemos mencionado las ventajas y desventajas de cada uno de los métodos anticonceptivos femeninos. Nos hemos ocupado oportunamente del diafragma, el DIU, el condón femenino, la píldora, entre otros.

Y son muchas las mujeres que por diferentes motivos, reclaman que sea el varón quien deba «poner el cuerpo» a éstas técnicas, pues consideran un síntoma de «machismo» la cantidad de propuestas anticonceptivas que el mercado ofrece en relación con las que dispone el varón. Aquí te contaremos sobre la «vasectomía«, el polémico método exclusivo para hombres.

Una vasectomía es una intervención quirúrgica en la que se seccionan los conductos deferentes (los encargados de transportar a los espermatozoides hacia el exterior). Aunque no lo creas, no son pocos los hombres que optan por este método anticonceptivo, que les garantiza la ausencia de espermatozoides, y por ende, la incapacidad de fecundar a la mujer.

Son muchos los que relacionan «vasectomía» con «impotencia«, y ambos conceptos son bien diferentes entre sí, ya que la primera no afecta de modo alguna a la capacidad de erección del pene, sino que obstaculiza parte del mecanismo reproductor a niveles internos, sin dejar secuelas en la sexualidad masculina.

vasectomia.jpg

Los espermatozoides, a pesar de la «vasectomía», continúan produciéndose diariamente, y como no son eyaculados, el cuerpo los reasorbe.
¿Hay eyaculación en un hombre vasectomizado? La respuesta es contundente: SI. Esto se debe a que el líquido seminal se produce en la próstata, órgano que no es afectado por la operación.
En algunos países este tipo de operaciones están cubiertos por las aseguradoras de salud, pero en otros, los hombres deben costear los gastos que se generan puesto que ni el Estado ni las empresas privadas, brindan cobertura sanitaria a esta decisión.

Cabe señalar que si bien es «reversible«, la complejidad de una operación para devolver la capacidad reproductiva a un hombre es sumamente compleja y costosa, por lo que los hombres que deciden «vasectomizarse», raras veces pretenden recuperar su condición anterior.

Otro aspecto muy importante es destacar que aunque una «vasectomía» proteja de la posibilidad de fecundación, bajo ningún aspecto es un método seguro para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual, por lo que de todos modos resultará imprescindible el uso de condón.