Vagina dilatada: ¿mujer promiscua?

mujer.jpg

No son pocos los hombres que piensan que una mujer con una vagina muy dilatada, o mucho más grande que lo habitual, se debe en realidad a que la misma ha llevado una vida sexual desenfrenada o han sido muchos los amantes responsables del desarrollo vaginal. ¿Qué hay de cierto en eso?

Tales afirmaciones no sólo carecen de sustento científico sino que además son producto de una mentalidad machista y algo retrógrada. Resultados de una sociedad que continúa celebrando al hombre que alardea de sus aventuras sexuales y condenando a la mujer que decida explorar su propia sexualidad.

cavewoman.JPG

No está comprobado que la penetración produzca un desarrollo vaginal extremo. Si bien los tejidos vaginales son flexibles y suaves, poseen un alto poder de contracción que les hace regresar a su posición a los pocos minutos de finalizado el coito. Recordemos además que no todos los individuos somos iguales, y que así como algunos son más altos o delgados, hay mujeres cuyas dimensiones anatómicas superan la media conocida.

También la gestación y el parto pueden ser los causantes de una dilatación muscular, por lo que habrá que considerar en cada caso múltiples factores. Actualmente existen métodos quirúrgicos que “cierran” la vagina nuevamente, achicándola y esto puede ser una solución para los casos de mujeres que les cuesta gozar de la penetración con sus parejas por la falta de “ajuste”.

Relacionar las dimensiones vaginales con el estilo de vida sexual, es una clara muestra de cuánta ignorancia persiste aún entre nosotros.