Un mango en la cama

Pero que nadie se confunda, que me refiero a un mango de los que se pueden comprar en la frutería…

Y es que de vez en cuando, introducir algo de fruta en vuestros juegos sexuales puede ser una forma estupenda de darle al asunto un poco de “vidilla”. ¿Qué te parece esta idea? Seguro que en las películas has visto lo de recorrer con un hielo en la boca el cuerpo de tu pareja, una idea que puede parecer muy excitante.

Pero como suele suceder con muchas cosas de las que se ven en el cine, no lo es tanto a la hora de ponerlo en práctica.

A cambio de lo del hielo (que duele), ¿qué te parece un mango?  La idea es que cojas un trocito de mango fresco, lo mastiques y le hagas una felación a tu chico. Seguro que el contraste de temperaturas le excita muchísimo (y sin el dolor del hielo).

Si lo practicas, ya nos contarás…

Foto de muy moderna