Tu vibrador necesita cuidados

El vibrador es uno de los juguetes sexuales más habituales. En el mercado hay una gran cantidad de vibradores de todos los tipos, tamaños y estilos. Puedes elegir el vibrador que más te guste, el que más encaje en tus gustos… Pero además, no olvides que tener un vibrador y utilizarlo con frecuencia exige una serie de cuidados que no se pueden dejar de lado, sobre todo para evitar problemas como la vaginosis bacteriana.

Y es que no solo es importante cuidar tu higiene íntima, sino también la higiene de tus juguetes sexuales. Si no lo limpias de manera adecuada, el problema es que puede acumular gérmenes que pueden acabar en tu vagina después de utilizarlo. Por eso es fundamental mantener una higiene adecuada de tu vibrador.

Después de cada utilización, hay que limpiarlo, eliminando los restos de fluidos. Para limpiarlo, solo hace falta un poco de agua caliente y el mismo jabón que utilizas para ti y sécalo muy bien, porque la humedad es perfecta para que las bacterias campen a sus anchas.

Una de las cosas que puede ayudarte a la hora de mantener limpio tu vibrador es elegirlo adecuadamente. Es mejor que te hagas con un vibrador de silicona, que se limpia mejor, que uno de plástico blanco, puesto que este último se agrieta con mucha más facilidad (por lo que las bacterias proliferan allí mucho más).

En cualquier caso, si sospechas que has podido contraer una infección (los síntomas son un flujo más blanquecino y compacto, y con un olor más intenso), no dudes en acercarte a tu ginecólogo.

Foto de Compradiccion