Sin sensibilidad en el glande

worry.JPG

Los motivos por los cuales un hombre puede perder la sensibilidad en el glande son variadas, y siempre será oportuno consultar con un especialista a fin de descartar cuestiones físicas de fondo que pueden interferir en la llegada de las señales nerviosas al extremo del pene.

Sin embargo, entre las causas más comunes se encuentra la «circuncisión«. Esta práctica, por lo general religiosa pero que también tiene adeptos fuera de las cuestiones místicas, suele provocar una significativa reducción de la sensibilidad en el glande. Lo que sucede es que…

la piel que rodea al glande (el prepucio) funciona como protector el delicado mecanismo de sensibilidad peneana. Al extraerlo (circuncisión) el glande queda expuesto y con el paso del tiempo se «acostumbra» al roce (prendas íntimas, por ejemplo) y va perdiendo paulatinamente su sensibilidad.

Aunque esto no sucede en todos los casos de circuncisión (hay hombres que no ven afectada su sensibilidad por esta condición), los expertos coinciden en que es un factor muy importante a considerar.

En caso de presentar esta ausencia sensorial en la piel del glande, lo más conveniente es comenzar a protegerlo de la estimulación constante y recuperar (con mucha paciencia) poco a poco su sensibilidad mediante masajes con lubricantes (lentos), caricias eróticas y todo tipo de ejercicios que estimulen las delicadísimas terminaciones nerviosas de la zona.