Sexo en la red y control parental

no pornografia

Todos sabemos que la llegada de internet supone  grandes beneficios,  pero también algunas preocupaciones. Una de ellas es el control que debemos mantener sobre el acceso de niños y jóvenes a la pornografía que abunda en la red. Una preocupación que para nada es exagerada,  si tenemos  en cuenta que los expertos han determinado que exponerse a la pornografía, puede causar un tipo de adicción que influye negativamente en la vida sexual y afectiva de la persona que desarrolla una obsesión por la misma.

La pornografía circula libremente en la red y se sabe que cada día millones de personas, reciben o están expuestas a igualmente millones de  sitios y material pornográfico. La pornografía aunque resulta igual de peligrosa para adultos y jovenes, hoy en día hay que asumir que la juventud como parte de la curiosidad y la edad, llega a muchos jóvenes que casi sin darse cuenta van de la iniciación sexual a la adicción con el resultado de una práctica que en algunos casos llega a reemplazar las relaciones sexuales de pareja.

No es nada nuevo que las parejas se distancian por el sexo en la red, ya sea cuando se aficionan a otra persona o cuando en muchos casos, encuentran más placer en ver pornografía que en la práctica sexual con su pareja. Esto rompe con la capacidad de relacionarse con la pareja y otras personas, y es cuando comienza una adicción a la pornografía y es cuando hay que buscar inmediatamente ayuda profesional.

En el caso de los jóvenes, los padres deben ejercer su responsabilidad de controlar lo que visitan  y ven en la red, porque se sabe que una enorme cantidad de niños entre 9 y 16 años ya han tenido contacto con imágenes sexuales en la red. Por ello el control parental en cuanto a este tema se hace muy necesario. Existen dos opciones de gran éxito en el control de la pornografía en lared que sirven de soporte para el control parental, el programa Naomi, de Microsoft, y Antiporn, de Softonic, con el que controlar las páginas que ven los niños y jóvenes cuando navegan en la red.

Pero adicional y muy importante es que los padres mantengan una constante comunicación con sus hijos de toda edad, sobre los riesgos que implica el ver imágenes en la red y aficionarse a ellas. Hay que mantener una actitud de apertura que permite hablarles del sexo con naturalidad sin abandonar el control sobre ellos.

Imagen: Infoobera