Recordando el primer beso

No hay duda de que el primer beso es un momento muy especial para todo el mundo, hasta el punto de que, según la científica Sheril Kirshenbaum, es una experiencia incluso más intensa que la pérdida de la virginidad.

Y es que Kirshenbaum asegura que muchas personas son capaces de recordar el 90% de los detalles que rodearon a su primer beso. ¿Y tú, eres uno de ellos? Para llegar a estas conclusiones, la científica ha estado recogiendo información durante mucho tiempo, dando forma a su libro, La ciencia de los besos.

Es un libro realmente curioso, en el que se pueden aprender muchas cosas, por ejemplo, ¿sabías que los animales también se besan? Un ejemplo claro es el de los bonobos, un tipo de simios que se besan y más que los hombres, y que se pueden pasar 12 minutos besándose tan tranquilos.

Las tortugas chocan las cabezas, los topos frotan los hocicos… formas diferentes de besarse.

Pero claro, queda la duda: ¿por qué nos besamos? Hay teorías de base freudiana que indican que el fruncir los labios es un recuerdo de nuestra infancia.

Pero hay teorías que aseguran que el beso es una forma de «probar» la saliva de la otra persona y ver si es adecuada para la reproducción (cosas de la evolución…)

Por cierto… ¿nos cuentas cómo fue tu primer beso?

Vía| El mundo

Foto de Girl Snark