Orejas: una zona muy erógena

Las orejas son una zona muy erógena para los hombres. La verdad es que estimular las zonas erógenas de los hombres es una forma estupenda de comenzar una buena sesión de besos… y lo que venga.

Para empezar, puedes estimular las orejas rozándolas con los labios. Además, puedes susurrar algo a tu chico al oído. La clave es que pongas una voz sexy y suave y además, que sienta tu aliento suave. Seguro que entonces, estará deseando que sigas.

Besa la parte exterior de la oreja y lame el lóbulo de la oreja. Puedes seguir con unos mordisquitos y después… ¡déjate llevar!

Foto de fertilab