Los bomberos que salvaron un pene

La verdad es que no me puedo ni imaginar la cara que se les quedaría a los bomberos de Granada cuando recibieran la llamada en cuestión: a un hombre se le había quedado atascado el pene en un cilindro de metal.

Al parecer, pretendía colocarse el tubo a modo de anilla en el pene, para fomentar y alargar la erección, pero la cosa se le complicó y el tubo se le quedó atascado. Otra de las cosas que no entiendo es cómo el hombre introdujo el pene en un cilindro de metal de dos centímetros de diámetro. ¿No es un tamaño muy reducido para un pene?

El hombre, de 52 años, pasó un mal rato, porque la solución era bastante complicada, como explicó un bombero: “Solo había dos opciones: eliminar el tubo o amputar. Para eso preparamos el material que podía servir, las herramientas más pequeñas que teníamos, y nos fuimos para Urgencias”.

Al final, el bombero tuvo que sacar el pene del tubo utilizando una herramienta de bricolaje de su casa. Claro, que me imagino que el protagonista de la historia ha debido pasar unos días un tanto dolorido, ¿no? La verdad es que hay que andar con mucho cuidado con este tipo de experimentos para mantener la erección.