Las mejores posturas para controlar la penetración

Son muchas las mujeres que tienen problemas en el momento de la penetración, sobre todo porque les duele y el coito les resulta molesto y doloroso. Lo cierto es que hay determinadas posturas que, al facilitar una penetración más profunda, si pueden ocasionar más molestias en las mujeres, mientras que hay otras que resultan más cómodas y menos dolorosas.

Dentro de las posturas que más facilitan el control de la penetración por parte de la mujer, hay tres que pueden ser una buena alternativa:

  • El chico tumbado boca arriba y con las piernas separadas para que la mujer se rumbee suavemente sobre él con los muslos colocados entre los del chico. Esta postura ayuda a la mujer a controlar la penetración, puesto que cuanto más abra las piernas, más profunda será.
  • La mujer se coloca de rodillas en la cama con las piernas separadas, pasando las piernas por encima de las del chico, y tiene que guiar el pene hasta la vagina, controlando la intensidad de la penetración,.
  • De pie, uno frente a otro, es una postura perfecta para una penetración superficial. Se empieza con una suave fricción, que da lugar a una penetración poco profunda, pero que puede ser un paso para continuar con una penetración más profunda e intensa.

En general, todas las posturas en la que la mujer puede abrir y cerrar las piernas son perfectas para que tenga el control sobre la penetración, puesto que es ella la que controla la intensidad y la profundidad de la misma, algo muy útil en el caso de penetraciones dolorosas, puesto que ella misma puede controlarlas.

Foto de Terra