Las famosas y el revoltoso mundo del sexo.

escritorio

Las celebridades nos sorprenden con sus locuras, manías, vicios, extravagancias sexuales…y por supuesto todo esto nos encanta saberlo. Es el lado más “humano” que podemos ver de ellos y ellas.

Empezamos con Victoria la mujer de David Beckham y su “barato” consolador hecho a mano con una base de diamantes de diez quilates valorado en dos millones de dólares que le regaló su adinerado marido.  Es increíble tener un vibrador de ese precio… para luego no usarlo

Christina Aguilera en la intimidad es asidua a los disfraces provocativos y a la lencería erótica, mas de uno tiene entre sus deseos y fantasías sexuales tener una horita con esta bella mujer y esos modelitos que se gasta en los videoclips.

Siguiendo la moda de disfrazarse debemos añadir a Britney Spears, al parecer se ha gastado más de 7 mil dólares en la compra de un uniforme de colegiala, otro de enfermera y uno más de policía ardiente. De todos modos dudo que muchos se dejen “detener” por ella.

Kate Moss tiene una leyenda sobre sus practicas adictivas mientras practica el sexo, pero reconoció que es poseedora de un vibrador Jimmy Jane y también debemos sumar a este caro vibrador a la guapísima Jessica Alba.

Mel B (ex spice girl) no se ha mojado, únicamente deja caer que sus practicas sexuales con su marido Stephen Belafonte son muy satisfactorias, lo mejor de todo es que su físico lo atribuye a sus 5 prácticas diarias de relaciones sexuales con él: “Tengo que admitirlo. Con él soy una ninfómana. Es ’sexejercicio’”.

Eva Longoria reconoce que la gusta que la amordacen cuando practica el sexo “No me disgusta que me aten con pañuelos de seda” el dato de pañuelos de seda es bastante interesante, con lo morboso que resulta usar cualquier cosa para atar, corbatas, camisetas… pero siempre les quedará jugar con el ‘conejito’ a modo de vibrador que compró por  90 dólares. ¿conejito?

Kirsten Dunst (Spiderman) confiesa que su mejor experiencia fue en los probadores de una tienda de ropa con el actor Jake Gyllenhaal. Deja claro que los lugares públicos la deben de excitar de una manera especial. Hasta ahora tengo que reconocer que esta es la que más morbo me da, supe que llegaría lejos (pero no tanto como para terminar en mi cama).

Está claro que la pedante de Paris Hilton no se quedaría lejos de esta lista, es hortera fashion hasta para los juguetes sexuales. Entre los últimos modelos que se habría comprado está un extraño vibrador hecho de cristal y con cola de zorro. Podría ser curioso verla a cuatro patas con el juguete metido por cierta parte e imitando a una dulce y perversa “zorrita” (de todos modos creo que no la haría falta hacerse pasar por tal honorable animalito)

Está claro que el mundo sexual de las famosas al resto de los mortales nos queda un poco lejos, pero si algo debemos tener en cuenta que por mucho dinero que se tenga el sexo no es más satisfactorio.