La vagina es muy compleja

La verdad es que los estudios e investigaciones en torno a la vagina son de lo más variados, y ponen de manifiesto cada vez más aspectos sobre este órgano. De hecho, un estudio de la Universidad de Maryland pone de manifiesto la gran complejidad de la vagina.

Una de las conclusiones a las que se ha llegado en el estudio es qué tipo de bacterias son necesarias para tener una vagina sana. Hasta ahora se creía que las bacterias Lactobacillus eran la clave para protegerse de las infecciones, pero ahora se ha llegado a la conclusión de que las mujeres pueden estar protegidas contra las infecciones con otro tipo de bacterias.

Al parecer, “Muchos estudios y tratamientos se basan en la idea de que todas las mujeres son iguales y reaccionarán de manera similar a los tratamientos”. Jacques Ravel, que es el director del trabajo, parece haber llegado a la conclusión de que “cada mujer parece tener su propio estado de salud”.

Después de analizar a diferentes mujeres, se ha descubierto que hay una gran cantidad de bacterias de un tipo y de diferentes tipos, lo que supone que al final, hay diferentes tipos de floras bacterianas, pero todas ellas son igualmente sanas.

Esto puede ayudar mucho a tratar los problemas de vaginosis y según los investigadores, también puede ayudar a descubrir por qué hay parejas en la que sus miembros son fértiles pero en las que no pueden tener hijos. Esto abriría el camino para estudiar cómo modificar la flora vaginal para conseguir un embarazo deseado.

Vía| La Vanguardia