La liberación del sexo por Master & Johnson

sexologos

Aunque antes de los sexólogos Virginia Johnson y William Master, hubieron estudios y avances en el estudio de la sexualidad humana, cierto es que a ellos se les debe el conocimiento que de la misma,  se logró a partir de que los mismos,  emprendieron su estudio sobre el  sexo. Fueron décadas de constante investigación en los años en que el sexo era el tema tabú en todo lugar.

Por aquellos años en que Master & Johnson analizaban temas que solo se mencionaban en silencio y suponían escándalo para quien quisiera abordarlos más allá de la intimidad de su alcoba, la sexualidad ya era lo que es hoy, la diferencia estribaba en que nadie hablaba abiertamente de ella como hoy y que antes de ello,   nunca se habría osado en presenciar el acto sexual de una pareja o la masturbación de hombres y mujeres para estudiar su comportamiento.

Para su estudio del sexo, los sexólogos recurrieron a la ayuda de 700 voluntarios con edades de entre 19 y 89 años. Aunque Master había comenzado sus observaciones visitando burdeles donde pagaba a prostitutas para observar mientras tenian sexo con sus clientes, el gran avance de su estudio se dio cuando conoció a Virginia Johnson sin estudios ni preparación alguna, fue la encargada de conseguir voluntarios para tener relaciones sexuales y masturbarse mientras Master & Johnson analizaban la actividad cerebral y la respiración así como el ritmo cardíaco durante el sexo.

Con ello dejaban de lado los avances de Kinsey que años atrás, también se dio a la investigación de la sexualidad, aunque lo suyo fuera más que todo una investigación teórica. Los estudios de Master & Johnson dieron como resultado datos interesantes sobre el sexo vertidos en su libro Respuesta Sexual Humana que en 1966 conmocionó a los puritanos estadounidenses y pese a ello se vendió como pan caliente.

Algunas de sus premisas siguen hoy en día, siendo tema de interés para hombres y mujeres, y aunque el tema de la sexualidad humana avanzó con Master & Johnson y sus sucesores, cierto que no todo está dicho en cuanto al sexo. Pero gracias a los dos sexólogos estadounidenses, se sabe que algunas mujeres son multiorgásmicas, que el tamaño no importa, que la edad no influye en el deseo sexual.

Y pese a su contribución no estuvieron exentos del error y la controversia, cuando consideraban que habían encontrado cómo curar la homosexualidad, o cuando refiriéndose al SIDA consideraban que el mismo se transmitía al compartir por ejemplo, alimentos. Eventualmente se casaron a lo largo del tiempo compartido en sus investigaciones y como tantas otras parejas, también se divorciaron, sus amplias investigaciones sobre el sexo abrieron la puerta a la discusión de los más secretos temas sobre sexualidad hasta entonces.

Imagen: Oh my godot