La falta de deseo: anafrodisia

La anafrodisia podría definirse de una forma muy sencilla: falta de ganas de mantener relaciones sexuales.

Se trata de un problemas que afecta a algunas mujeres y que va más allá de la típica noche en la que pones una excusa (tipo “me duele la cabeza” o ” estoy cansada”) para no tener sexo.

Para muchas mujeres, el hecho de “no tener ganas” supone un auténtico problema, puesto que se sienten mal y en cierta manera, culpables. Es importante quitarle las connotaciones negativas a este problema, eliminando el concepto de “frigidez” y su consideración negativa, casi peyorativa, para la mujer.

La anafrodisia puede ser ocasional o crónica, y sus causas son variadas:

  • Una educación sexual muy estricta que haga a la mujer sentirse mal al tener relaciones sexuales
  • Sentimiento de vergüenza
  • Conceptos equivocados en torno a la sexualidad
  • Consumo de medicamentos

En cualquier caso, es fundamental acudir a un médico para tratar este problema, que puede afectar a la vida en pareja de las personas que la padecen.

Poco a poco, y con la ayuda de la pareja y el apoyo de un profesional, la anafrodisia (que por cierto, no es lo mismo que la anorgasmia, aunque sus nombres sean parecidos) es un problema que puede tratarse.

Y desde luego, tener una vida sexual plena y satisfactoria es un derecho que todos deberíamos tener, ¿no?

Vía| Entre mujeres

Foto de Ya era hora