In The Navy…

Es el título de una canción de los Village People, un conocido grupo de música disco-gay de los años 70. En el videoclip se puede ver al fontanero, al indio, al motero de Harley… invitándote a alistarte en la Marina con “poderosas razones”: Young men… You can have a good meal… Pero este post no es sobre música, es sobre sexo.

El año pasado, en una travesía del buque Marqués de la Ensenada, perteneciente a la Marina Española, se armó una pequeña juerga en las tripas de metal del barco. Un marinero y una marinera se montaron un numerito sexual filmado en video, contando con la colaboración de un tercer marinero que hizo de cámara/director/asistente de fotografía.

Nada más empezar, vemos al personal bailando requesón y con caras amplias de felicidad (o de alcoholemia, según se mire), se van calentando, se van calentando… hasta que deciden apagar las luces y dedicarse al viejo oficio del fornicio, pero por puro vicio Mauricio. Las escenas “fuertes” están grabadas con visión nocturna, y se ve mejor que Predator oiga.

¿Qué se ve en el video? Pues bueno, la marinera fue invitada a probar el caramelo del grumete de abordo, así como sentarse sobre él repetidas veces para convencerse de que estaba duro. Parece que lo disfruta, aunque si lo que buscas es ver algo muy cerdo, deberías probar cosas menos amateur. Es explícito pero no es para tanto.

Cuando acaba el video, echan el telón y todo. Lo gracioso viene ahora:

  • El cámara prometió a la chica que borrarían el video
  • El mismo puede encontrarse en Internet con mucha facilidad, por ejemplo en sitios como Totally Crap (Spanish marine sex videotape)
  • La chica lo denunció en el juzgado al enterarse
  • En el ejército se han enterado también, y el ministro va a decidir si los echan a los tres o no (noticia relacionada)

Lo mejor viene ahora.

La marinera está casada y tiene una hija de 8 años. El marido también trabaja en las fuerzas armadas.

Ah, y a pesar de dirigirse repetidas veces a cámara “no sabía que la estaban grabando”. Tengo curiosidad por saber qué le dieron de beber.

Los amantes de la teoría de la conspiración creen que detrás del video está una campaña publicitaria de la misma agencia que popularizó el Amo a Laura y el robo del escaño de Zapatero, para lograr más adhesiones a las Fuerzas Armadas: “Mire usted, en las FFAA también se folla”.

Un amigo me dijo algo que viene al pelo en este post: “En tiempo de guerra, todos los agujeros son trincheras”.