El punto G de tu chico

Si ya es controvertida la existencia del punto G en las mujeres, ¡es casi una locura hablar del punto G de los hombres! Pero no, no he descubierto nada nuevo, es simplemente una forma de referirse a un punto “mágico” que, bien estimulado, puede hacer que tu chico se vuelva loco de placer.

Te cuento. Se trata de estimular de forma adecuada el glande, en el que hay un montón de terminaciones nerviosas. La idea es que, mientras sujetas el pene con las manos, tu lengua se ocupe del glande.

Eso sí, con cuidado, porque conforme la erección crece, se hace más sensible al tacto. Además de estimularlo con la punta de la lengua, cuando estés a punto de iniciar el coito, puedes rozarlo delicadamente con tus genitales.

Seguro que la sensación excita mucho a tu pareja, así que aprovecha… ¡seguro que pasais una noche memorable!

Foto de fit and sexed