El anillo vaginal suma adeptas

La píldora anticonceptiva, cuando salió, supuso un paso más en la liberación sexual de la mujer, que podía elegir a su antojo cuándo echar un kiki sin tener miedo a quedar embarazada, aunque no la protege de las ETS. En la actualidad, la píldora tiene un duro competidor, el anillo. Este se coloca dentro de la vagina, mide unos 54 mm. y se saca 7 días para que pueda venir la regla.

Como libera menos hormonas, no provoca los problemas de la píldora, que son trastornos alimenticios, inapetencia sexual o depresión. Tampoco aumenta el peso. En cambio, tiene el problema de que puede haber molestias urinarias, pienso que si la higiene no es la más adecuada.

Según un estudio de la SEC, en la Comunidad de Madrid, se ha duplicado en 2 años el número de usuarias del anillo vaginal, comercializado como Nuvaring. De 10.000 a 21.328, y las que toman la píldora bajan de 224.000 a 223.000. El DIU sigue perdiendo adeptas, por el sangrado excesivo y el riesgo que supone.

A diferencia de la píldora, el anillo no se puede olvidar a diario. Tan sólo hay que acordarse de retirarlo 1 vez al mes y cuando pasa la menstruación, colocarse otro. Puede ponérselo una misma o con ayuda de un seguramente cachondo compañero.

¿Y tú? ¿Te decides por el anillo o aún estás dudosa?

Fuente: El uso del anillo vaginal se duplica en año y medio en Madrid – 20minutos.es