De rupturas y daños colaterales

Romper con la pareja es, a todos los efectos, una putada, a menos que te libres de un mal elemento. El que empieza la ruptura se siente mal, pero el que la sufre acto seguido puede sentirse muchísimo peor. Lo ideal sería que las rupturas fuesen de buen rollo, pero no siempre es posible. Se conocen casos a patadas de rupturas que dejan tras de sí la duda de si esa pareja estuvo unida por algo.

Está de actualidad el pifostio Britney Spears-Kevin Federline. Una de las parejas de moda ha acabado desastrosamente, después de haber puesto en el mundo 2 hijos. Britney le pidió el divorcio por SMS (*) y ahora se enfrentan a una pequeña batalla judicial. Por lo visto ella estaba hasta el co moño de él y para desquitarse, estuvo toda una noche foll disfrutando de la compañía de un actor, Mario López.

A pesar de un contrato prematrimonial que delimitaba “lo mio y lo tuyo”, la pelea va para largo. Kevin tiene en sus manos, presuntamente, un video sexual con ella de 4 horas de duración que difundirá si no cede a sus exigencias.

¡¡4 horas!! Una de dos, o ese video es la 9ª maravilla del mundo o tiene que ser un soporífero coñazo.

¿Recordais el post de Cuidadín con tus videos caseros? Lo suyo es que videos de carácter sexual sean destruidos de mutuo acuerdo, copias incluídas, porque ya no tiene razón de ser su existencia, a menos que se usen para recordar torturarse o para joder viva a tu ex-pareja. A veces, la frontera entre el amor y el odio es tan fina como el carrete de una cinta de vídeo.

No siempre el chantaje es con videos, sólo hay que ver el divorcio de Paul McArtney con su ex, Heather Mills, que está dispuesta a llevarse una millonada astronómica por la separación.

Vamos, que es mejor NO ser famoso y NO ser millonario, y que la unión con tu pareja esté fundamentada más en el amor que en tu caché o el saldo de tu cuenta corriente. De todos modos, que estas cosas no os corten a coger la cámara, poner toda la carne en el asador y grabaros una bonita cinta casera, ¡pero no la hagais pública!

Fuente: FashionCHICA

(*): Si te parece excéntrico divorciarte por SMS, que sepas que Daniel Day-Lewis, más conocido como el Último Mohicano, se divorció por FAX.