Cuidado con los productos de los sex shop

Acudir a un sex shop es algo mucho más habitual que hace unos cuantos años. Y es que ahora ya nadie se asusta por entrar en una de estas tiendas, aunque la verdad es que como ya dijimos, el concepto de sex shop como tal tiende a desaparecer, dejando sitio a las tiendas de tipo erótico, dirigidas a un público mucho más amplio.

Eso sí, lo que es muy importante y que hay que tener en cuenta es que no todo lo que se vende en los sex shop ofrece una garantía. Y no me refiero tanto a los juguetes sexuales como a otro tipo de productos, tipo pastillas y pseudo medicamentos. Y es que cosas como la Viagra se tienen que tomar con moderación, y un sex shop no es el lugar indicado ni para comprarlas ni para asesorarse sobre su uso.

El problema es que en tiendas tipo sex shop se comercializan productos que no se pueden comercializar. Eso sí, tampoco hay que alarmarse, porque esto no sucede siempre ni en todos los sex shops. Pero en Barcelona se han intervenido unos 180 medicamentos prohibidos en cuatro sex shops, entre ellos, Viaplus y Popper. También había 19 sobres de Amores y 24 cápsulas de Libidus.

Además de la incautación, se ha imputado a cuatro personas por un delito contra la salud pública. Pues menos mal, porque este tipo de medicamentos pueden suponer un riesgo para la salud, ya que en su composición hay sustancias ilegales, y no todas aparecen en la etiqueta.

Vía| el mundo

Foto de magic style