Cuidadito con los delfines

Pues sí, está visto que no se puede uno fiar de ninguna de las especies animales… Y es que los hay con ganas de fiesta, como este delfín.

Desde luego, no me quiero ni imaginar qué estaría pensando la pobre chica. Porque lo del delfín, más o menos, me lo puedo imaginar. Vamos, es que no hay más que verlo.

Vía| Zappinternet