Cuatro mujeres, un juicio, sesión Bondage y un pene pegado al estómago

Tracy M. Hood-Davis una de las acusadas
Tracy M. Hood-Davis la esposa despechada

Qué ocurre si juntamos en un motel de Wisconsin un poco de bondage, un pene, pegamento y cuatro mujeres. La respuesta no puede ser otra que: denuncia y juicio.

No entraré en muchos detalles, resulta que un hombre se citó con su amante (a la que conoció por internet), para una sesión de bondage y en cuanto este fue atado las exaltadas féminas atacaron y el caballero (por decir algo), empezó a recibir una paliza por parte de las 4 mujeres (incluyendo entre estas féminas la esposa del susodicho), no contentas con eso deciden pegar el pene del hombre al estómago. Esta es la consecuencia que tiene poner los cuernos, te arriesgas a que se tomen las molestias de hacer “justicia”, pero a un precio bastante alto.

Después de un lio de declaraciones, y enfrentamientos, con los que no os quiero aburrir; las acusadas se encuentran ante una pena de prisión de hasta seis años. Pero han sido puestas en libertad bajo una fianza de 181€. Por lo tanto todo queda en una simple anécdota para el resto de los mortales.

Es sorprendente como puede degenerar el ser humano; tanto por un lado, como por el otro.

PD: La foto de una de las acusadas me da miedo… me recuerda a una compañera de trabajo