Condón femenino, las mujeres tienen el control

condón femenino

 Es común que a la hora del sexo las mujeres deban tomar todas las medidas necesarias para asegurarse que su compañero se coloca efectivamente un condón. Aunque parezca increíble en los tiempos que corren, aún hay hombres que se rehusan a utilizar este dispositivo que además de prevenir embarazos no deseados, nos protege de posibles contagios de enfermedades por vía sexual.

Pero con la aparición del condón femenino, las mujeres tendrán todo el control. ¿Sabes qué es? ¿Cómo se usa?

El condón femenino es un dispositivo fabricado en poliuretano (no látex) que cubre el interior y el exterior de la vagina. Un extremo cerrado que se coloca en el interior de la vagina y un anillo que sobresale hacia el exterior garantizan máxima protección.

Su eficacia está estimada entre un 75% y un 82% siendo los motivos de falla los mismos que en los condones masculinos: derrames al retirarlo, rotura o defectos de fabricación.

El uso del condón femenino asegura al varón que no perderá sensibilidad (algo muy común de lo cual suelen quejarse) y otra ventaja es su alta resistencia.

Entre las desventajas los varones hallan poco contacto entre el pene y la vagina, mala estimulación clitoreana, ruidos molestos al usarlo (propios del material con el que están confeccionados) y básicamente su desagradable aspecto.

Para su correcta colocación es necesario introducirlo bien profundamente al igual que un tampón y asegurarse que el anillo externo queda fuera de la vagina. Es conveniente utilizar gel lubricante para garantizar una mayor sensibilidad y al finalizar tomar los recaudos para evitar derrames.

Contrariamente a la creencia popular, nunca uses dos condones juntos (ni masculinos ni femeninos) pues la fricción entre ambos hace que se rompan más fácilmente.