Coitus interruptus: el primero de la historia

Atención a este pasaje de la Biblia:

Sucedió por entonces que bajó Judá, apartándose de sus hermanos, y llegó hasta un adulamita, de nombre Jira. Vio allí a una cananea llamada Sué, y la tomó por mujer y entró a ella, que concibió y parió un hijo al que llamó Er. Concibió de nuevo y parió un hijo, a quien llamo Onán; volvió a concebir y parió un hijo a quien llamó Sela; cuando parió éste, hallábase en Quizib. Tomó Judá para Er, su primogénito, una mujer llamada Tamar. Er, primogénito de Judá, fue malo a los ojos de Yahvé, y Yahvé le mató. Entonces dijo Judá a Onán: “Entra a la mujer de tu hermano, y tómala como cuñado que eres, para suscitar prole a tu hermano”. Pero Onán, sabiendo que la prole no sería suya, cuando entraba a la mujer de su hermano se derramaba en tierra para no dar prole a su hermano. Era malo a los ojos de Yahvé o que hacía Onán, y le mató también a él.

Pues ahí está, Onán es el protagonista de uno de los primeros coitus interruptus de la historia… Eso sí, esta historia bíblica acabó dando nombre a otra práctica: el onanismo (viene del nombre de Onán), que no es otra cosa que la masturbación.

Curioso, ¿verdad?

Vía| Errores históricos